7 Puntos a tomar en cuenta para mejorar nuestro uso del Whatsapp.


En uno de nuestros primeros artículos blog tocamos el tema de etiqueta en redes sociales, que a grosso modo podrían resumirse en "no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran" y en "piensa a largo plazo porque lo que se publica queda". Los ultimos tiempos han visto a la aplicación Whatsapp convertirse en una especie de red social e incluso para muchas personas un sustituto de las mismas. Siendo, como decía al principio, una aplicación de mensajería más que una red social en sí, voy a compartir algunas ideas sobre lo que es considerado mejores prácticas al usar este servicio.

  1. Causemos una buena primera impresión: Comencemos con lo más básico. La creación de nuestro "perfil", o el espacio que tenemos disponibles en la aplicacion para identificarnos. Pensemos en nosotros mismos, cuando recibimos un mensaje de alguien que nos escribe por primera vez, ¿No se nos hace más fácil cuando la otra persona está claramente identificada con su nombre y apellido y además tiene una foto clara donde su rostro es reconocible? El whatsapp es una herramienta personal y profesional, mientras más fácil nos hagamos la vida unos a otros, mejor.

  1. Respetemos la privacidad de los demás: El whatsapp tiene sus particularidades como aplicación de mensajería. Las que usabamos con anterioridad no exigían el compartir nuestro número telefónico -¿Recuerdan el famoso "bb pin?- el modo de funcionamiento de whatsapp hace posible que cualquiera que desee contactarnos de forma directa pueda hacelo. Por eso, cuando pedimos a alguien su whatsapp, o cuando nos "tropezamos" con un número en un grupo, está implícito que estamos limitados a enviar mensajes, no llamarlos. En ese sentido,  lo correcto sería  pedir permiso para la llamada vía un mensaje,  porque no es lo mismo responder un pequeño texto que toma un segundo, que hablar con alguien que podría estar interrumpiendo una reunión, nuestro sueño, etc.

  1. No seamos el despertador de nadie: Aunque nuestros telefonos y aplicaciones usualmente tienen muchos "features" que se pueden acomodar a nuestras preferencias, debemos partir de la base que la mayoría de la gente no sabe usarlos. Entonces, si regresamos de una fiesta a las 3 AM y decidimos revisar mensajes a esa hora es razonable esperar al dia siguiente para contestar. En otras palabras, manejar nuestras comunicaciones via whatsapp como si fueran la llamada telefónica a una casa. Horas razonables (8am a 8pm a menos que haya confianza con la otra persona y nos comuniquemos a horas extrañas de forma habitual).

  1. Preguntemos antes de compartir: Toda comunicación escrita conlleva el riesgo de ser re-enviada. Esto implica que debemos de alguna forma pensar lo que enviamos, aún sea en mensajería. Pero si por alguna razón pensamos hacer captura de una pantalla de una conversación, lo correcto es pedir permiso antes, a menos que sea uno de esos "memes" que se pasan de persona a persona y que la mayoría de la gente las asume como de consumo público. Lo que se comparte a través de un grupo de whatsapp es distinto, porque de alguna forma se está compartiendo con un foro que a veces incluye decenas de personas por lo que en ese caso si podriamos pensar en un concepto similar al de una red social. Ojo. No es textualmente lo mismo porque los grupos de whatsapp no son públicos. siguen siendo un foro limitado por las invitaciones de los creadores, pero en sentido general el que comparte algo en un grupo no tiene espectativas de privacidad.

  1. Seamos compresivos con el tiempo o el interés de los demás. Hay muchas bromas sobre las famosas doble rayitas. Para proteger mi salud mental yo en sentido general las deshabilito y en mi cuenta aclaro que el que me escribe un mensaje debe tener paciencia porque para mí no es prioridad responder de manera instantánea a menos que casualmente esté revisando la aplicación en ese momento o haya quedado en juntarme con alguna persona y esté en ese sentido atento a mi teléfono. Enviemos los mensajes sin las espectativas de la respuesta inmediata y cultivemos el dond de la paciencia, no todo el mundo dispone del mismo tiempo o le da la misma importancia a estas comunicaciones y estos dias son lo suficientemente cargados para que los compliquemos más.

  1. Facilitemos las comunicaciones. El proximo punto es debatible. Las notas de voz son fáciles de enviar, pero complicadas de recibir, muchas veces se escuchan públicamente en el proceso de seleccionarlas, o requieren de más tiempo para poder revisarlas. Yo prefiero dictar mis mensajes en todo caso, son el mismo esfuerzo para quien envía y más sencillas de procesar para el que las recibe, pero cada cual tiene su estilo. Lo que no tiene sentido es hacer una conversación de 5 minutos y mandarla como nota. No he visto estudios en ese sentido pero es probable que la mayoría de las notas largas se queden sin escuchar en su totalidad.

  1. Por último, entendamos las posibles limitaciones ajenas: Hasta que la data no sea infinita y universalmente distribuída, tenemos que considerar que algunas personas tienen limitaciones en ese sentido, y evitar en lo posible los envios masivos. El video divertido no lo será tanto si consume los últimos megas de data del que lo recibe.

Como un consejo basado en experiencia, comentaba anteriormente que tanto las aplicaciones como los smartphones tienen muchos ajustes puestos ahí para adaptar aparatos y software a nuestras preferencias, desde los avisos que pueden  enviarnos las diversas apps como las horas en que esos avisos suenan. Aprenda un poco sobre estos manejos y si se le perdió el manual, esa información es conseguible online y nuestra experiencia de usuario puede mejorar mucho.

Los grupos de whatsapp los he tocado solo de forma incidental en este post, prometo extenderme un poco más en un post futuro, porque entiendo ameritan su propia conversación.

¿Que les parecen estos lineamientos? ¿Tienen sentido? ¿Agregarían otros?


Comentarios

Entradas populares