El dilema actual de Las celebridades "To Tweet or not to Tweet"

Lo estamos viendo a diario. Antes el principal problema de los famosos eran los "paparazzi"pero todo esto ha cambiado en los últimos años. Primero, los teléfonos inteligentes han hecho de prácticamente cada ser humano del globo un reportero potencial, pero más importante aún las redes sociales han creado un acceso sin precedentes a la mente y la personalidad de muchos de los que más admiramos, y esto puede ser muy bueno pero tambíen puede ser fatal. Como dijo George Clooney en una entrevista reciente, un mal tweet puede acabar con una carrera, así que en estos momentos la amenaza mayor de los famosos son..ellos mismos.

Es un punto complicado. A medida que la manera en que la gente consume información se ha ido yendo a los medios electrónicos y redes, las formas más tradicionales (una visita a un programa clave, un reportaje en un periódico o revista de gran circulación) pierden cada vez más relevancia. Las redes sociales, por su aspecto enfocado son en cierta forma un foro idóneo de comunicación para cualquier figura pública, porque partimos de la base que si alguien sigue tu cuenta te conoce y probablemente admira tu trabajo. El problema radica en que si no hay un criterio claro respecto a lo que se quiere conseguir las redes sociales pueden ser más perjudiciales que beneficiosas. Es una presión injusta sobre las personalidades por las razones siguientes:

1) Un buen artista, modelo o deportista no es necesariamente un buen comunicador. Esto aplica no solo a redes sociales, sino a cualquier otro medio.

2) Las redes sociales son implacables. Un error ortográfico mantuvo a Alejandro Sanz alejado de este medio por mucho tiempo, porque hay millones de correctores de estilo listos para brincar a la primera oportunidad. Una pena, porque en su caso particular su contenido es interesante y merece seguirse.

3) Las celebridades BEBEN. No necesariamente tienen que tomar, pero llevan un estilo de vida que incluye muchas oportunidades de ingerir alcohol u otras substancias que pueden ser un obstáculo para analizar lo que se comparte. Nos puede suceder a todos, pero en el caso de ellos es mucho más relevante mantener alejado sus aparatos en estas circunstancias.


4) Algunas celebridades no poseen carisma. Tina Fey decía que debería haber una licencia para poder tuitear porque la mayoría de la gente no tiene nada que decir. Muchas figuras públicas son también prepotentes, esto de alguna forma se siente también en la manera en que se comunican en redes.

5) Que una persona tenga fama no implica que posea mucha cultura general. De la misma forma que los errores gramaticales crean roncha, un comentario que refleje pocos conocimientos geográficos o políticos (ejs: David Bisbal y Egipto o Lucero y el Tsunami en Bolivia) puede generar muchos comentarios negativos. Nuevamente, las celebridades tienen acá las de perder porque errores todos los cometemos a diario, pero los de ellos generan miles de críticas automáticas.

6) Algunas celebridades no son "buenas personas" en el sentido típico de la palabra. Cada cual posee su propia escala de valores, y quizás en algún momento hemos hecho algún comentario que otros encuentran inapropiado. Con las celebridades se agrava la situación, porque generalmente viven rodeados de personas que dicen "sí"a todo y a veces lo que ellos interpretan como "normal" puede crearles imagen de racista, homofóbico, oportunista, indolente, etc.
Un comentario como "debo ser bipolar, me he cambiado de color de pelo 3 veces" puede pasar desapercibido para alguien que no sea conocido, pero puede convertirse en un problema serio de relaciones públicas para una celebridad (el ejemplo es verídico: Kylie Jenner). Podemos añadira en esta categoría a las famosas fotos del Rey de España y de Lucero cazando, El enfrentamiento entre Miley Cyrus y Sinead O'Connor donde la joven estrella demostró poca sensibiidad ante los problemas mentales de la artista irlandesa, o uno de los integrantes de One Direction quien apoyó a una estrella de un reality que estaba siendo criticado por comentarios homofóbicos y se vió sorprendido por un aluvión de críticas a su cuenta.

¿Que pueden hacer las figuras públicas? Es un problema complicado. Las celebridades que no poseen cuentas oficiales tienen docenas de cuentas "no oficiales" y los fans terminan siguiendo a estas cuentas y recibiendo en muchas ocasiones informaciones incorrectas. Ante la disyuntiva de tuitear y posiblemente meterse en problemas o no tuitear y perder la posibilidad de llegar a millones de personas, hay varios caminos que pueden escogerse.

1) Tener las cuentas, pero Soltar el manejo de las redes sociales. Ashton Kutcher, uno de los primero en obtener más de un millón de followers, decidió pasar a su equipo el manejo de sus redes tras defender por su cuenta a Joe Paterno coach de un equipo de football acusado de abuso de menores (sin saber cual era la razón de su suspención). Esto previene problemas pero tambíen puede hacer un poco impersonal la experiencia a menos que se trabaje de la mano de su manejador para crear contenido, incluyendo algunas situaciones en las cuales el dueño de la cuenta podría usarla de manera directa, y de la misma forma en que los "conductores designados" no deben tomar, el "tuitero designado" tampoco.

2) Limitar las redes. Twitter por su naturaleza narrativa puede crear problemas, pero no la única red. Algunas celebridades prefieren  instagram donde puenden subir fotos que quizás sea algo que vaya más con su personalidad o con su profesión (caso perfecto: diseñadores, modelos).

3) Manejar las redes sociales como parte del marketing mix y convertirla en un simple canal información. Esto lo hace Juan Luis Guerra, por ejemplo. Es una cuenta muy formal que no suelta información personal y no hay interaccion, pero es una cuenta muy correcta.

4) La última opción, que podría ser la más beneficiosa dependiendo de quien se trate, pero la que implica más trabajo de su parte es el manejar sus propias redes de manera profesional; al fin y al cabo estamos hablando de marcas personales muy fuertes, Buscar asesoramiento o investigar sobre la forma correcta de hacerlo, hay mucha información disponible online. El que decida irse por este camino, debería tomar en cuenta estos puntos:
 
Crear una serie de pautas personales para manejar las cuentas, y planificarlas con calendario tal y como hacen los managers de cuentas corporativas. Determinar fechas claves no solo relacionadas con su trabajo, sino tambíen con los temas que le interesan o la industria. En el link (en inglés) algunos consejos sobre cómo crear un calendario de posteo que es algo que todos podríamos estar haciendo. http://coschedule.com/blog/social-media-calendar/

Planificar el tipo de información que se comparte. Se puede crear un contenido interesante con creatividad sin que sufra la privacidad.  Recuerdo cuando Juanes estuvo en el mundial de Sudafrica e incluyó su visita a un safari en su cuenta de twitter donde iba narrando y posteando fotos. No estaba revelando ninguna información suya, sin embargo era una manera de acercarse a su público compartiendo una experiencia vivida. La mayoría de las celebridades tienen la ventaja de que viajan con frecuencia, ya de por sí esto debería poder ofrecer muchas oportunidades de crear contenido.

Definir cuales categorías u ocasiones se van a compartir ej: sesiones de grabaciónes o de photo shoots, filmaciones, visitas a programas, fotos desde camerinos, participaciones benéficas  etc. Esto puede ser de conocimiento de todo el equipo de trabajo para que ellos mismos colaboren en estos menesteres haciendo las fotos, sugierendo posibilidades de locación etc. De vez en cuando alguna que otra foto más personal podría darle un toque más real a la cuenta.

Otra forma de pulir lo que se envía es quizás tuitear desde pcs o laptops en plataformas como Tweetdeck o desde donde es más fácil verificar datos que desde el teléfono. Asi se evitan errores, se pueden escoger las mejores fotos, etc. .

Al final dependerá mucho de la personalidad de la celebridad. Bien manejadas, las redes sociales son un refuerzo de influencia que ayuda a empujar proyectos, permite expresar interés por causas que nos afectan a todos, dimensiona a la figura como un ser humano completo y hasta.. Gasp! puede ayudar a cambiar el mundo, razón más que suficiente para querer involucrarse con ellas de manera eficiente.  Un par de tweets o un post al dia bien pensados  pueden generar más conversación que 50 mensajes diarios que solo reflejen un estilo de vida particular. La inversión de tiempo en función del impacto que pueden generar hace que valga la pena hacer un uso racional y organizado de ellas. Es una pena que George Clooney prefiera mantenerse alejado porque su cuenta probablemente sería una de las valdría la pena seguir.

Comentarios

Entradas populares